Revista - Avior Air

Editorial - Año 3 - Nro. 31

Año: 3 - Número: 31 - Ver versión completa
Imagen de la Editorial

Una aventura de sabores

Un día podemos despertarnos en Lima, otro en Miami, a la semana siguiente almorzar en Ciudad de Panamá y dos días después cenar en Manaos, Bogotá o Medellín y, de verdad, por más delicioso que pueda parecer comer una hamburguesa con papas fritas o desayunar con huevos fritos, rebanadas de pan y tocineta, cuando viajamos queremos comernos cada destino a bocados.

Del Pacífico al Mar Caribe, de Los Llanos a las montañas, podemos recorrer el mapa de nuestra región a través de sus aromas y sabores. Para nosotros viajar a Bogotá y Medellín es tomarnos un buen “tinto” o un espresso de esos cafés maravillosos con perfume de frutas y montaña, mientras que en Guayaquil, aunque al principio nos parecía demasiado exótico, nunca perdemos la oportunidad de disfrutar un bolón de verde: después de todo, el plátano es una de las estrellas de nuestra despensa.

Porque cuando se trata de productos, ahí podríamos trazar otros caminos. ¿Te imaginas una ruta del maíz? ¡No nos bajaríamos del avión! Desde las empanadas en el mercado de Conejeros en Margarita, a las arepas de huevo en Medellín, los bollitos pelones en Maracaibo hasta lo crujiente del grano grueso de las canchas en un ceviche servido en la propia Lima. Pero si nos llaman las emociones más intensas podríamos hacer la ruta del ají. Desde la intensidad de un ghost pepper en un restaurante de cocina fusión en Miami Beach, al ají dulce venezolano para terminar con el picor sabroso del rocoto peruano.

Si hacemos la ruta del sándwich podemos ir del sanguchito peruano al cubano de Miami con paradas en los exquisitos pepitos del oriente y el occidente de Venezuela. Si el viaje es para carnívoros puede tener una suculenta carni stoba de Aruba y Curazao o carne asada al estilo de Barinas; para amantes del mar, la pesca del Pacífico en Perú y Ecuador; para los apasionados de los pescados de río, la trucha asalmonada de Mérida y las especies amazónicas en Manaos.

No importa si es una señora autodidacta en un chiringuito en la Isla Contadora que sabe freír a la perfección los pescados y los frutos del mar que recibe todos los días o si son los chefs Jorge Rausch, Virgilio Martínez, Sumito Estévez, Urvin Croes o Carlos “Chombolín” Alba, quienes a partir de una formación de cocineros profesionales han perseguido la esencia de nuestros países en recetas y productos para convertirnos en un destino gastronómico.

Porque, sin duda, si hiciera falta una razón para visitar nuestros destinos Avior, recorrerlos para disfrutar sus sabores es motivo más que suficiente.

Juan Bracamonte

Director
Grupo Avior